domingo, 2 de noviembre de 2008

Desde los años 80 las pistas de motocross de Venezuela y el mundo siguen con sello Bolivarense

Pedro González: Un motociclista de oro

Un hombre con numerosas habilidades en el motocross y supercross venezolano, reconocido como uno de los principales enduristas del país y considerado por sus seguidores un deportista modesto, de gran admiración y respeto.

Con un amable diálogo Pedro González se refirió a su carrera como un estilo de vida, un deporte apasionante y sobre todo un gusto por lo extremo que es inevitable a la hora de competir. Este oriundo de Ciudad Bolívar nacido el 23 de Enero de 1966, ha evolucionado su técnica en las pistas de motocross a partir de los años 80 al estar entre los 24 años de edad iniciando su carrera deportiva en el área de la velocidad sobre dos ruedas.

González logró su primera corona en el motocross de adultos en el año 1983, precedido de un par de reconocimientos al primer lugar en los Juegos Nacionales Juveniles en la categoría de 80cc, cuando su avance en el ámbito deportivo apenas estaba proyectándose en Venezuela y Latinoamérica.

El motocross venezolano ha recibido gran influencia por parte del especialista en motos de todo terreno Pedro Gonzáles, quien a sus 42 años de edad ha logrado alcanzar un legado nacional que incluye premiaciones que lo posicionaron 12 veces como el campeón nacional de motocross a nivel nacional.

Títulos y medallas
Así mismo continuó cosechando éxitos colocándose en los primeros lugares, como 4 veces campeón latinoamericano de motocross y supercross, también fue distinguido como campeón latinoamericano en la categoría enduro, y se le otorgó el galardón de Buen Atleta Ymca en el año 2002, además de ser seleccionado por la prensa nacional especializada en el área deportiva como Motociclista Venezolano para el año 2002.

Según datos obtenidos de la página web: www.mxtotal.net, Pedro González además de obtener numerosos premios por su trayectoria deportiva, también ha competido en pistas de diversos países de Latinoamérica y Europa como: Argentina, Bélgica, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Guatemala, Italia, México, Perú, Puerto Rico, República Checa, República Dominicana y Uruguay.

En el año 2002 el diario Últimas Noticias reseñó una de las hazañas deportivas más resaltantes en el siglo XXI para el recorrido profesional de Pedro González, ya que conquistó su duodécima corona nacional en motocross, y se preparó para el título en enduro, categoría en la que también obtuvo el primer lugar.“Ha sido una temporada muy fuerte, competimos con una moto completamente original y batallamos en cada una de las mangas. Hace dos años perdimos un campeonato imposible pero así son las carreras”, señaló Pedro González.

Posteriormente para la temporada del año 2007 González no deja de sorprender a sus seguidores y a la fanaticada venezolana del motocross, ya que la Federación Motociclista Venezolana realizó la habitual ofrenda de medallas a los distintos soberanos más resaltantes en las competencias de motocross, supercross y enduro, donde González fue el galardonado en primer lugar con este agasajo, que fue efectuado en el Comité Olímpico Venezolano de la ciudad capital Caracas.

Deportista de Familia
González a pesar de tener un itinerario comprometido diariamente con responsabilidades en competencias por distintas partes del mundo, es padre de dos hijos, una hembra y un varón, que fueron la descendencia de dos matrimonios, y de una vida profesional que ha tratado de sobrellevar paralelamente con su entorno familiar, así mismo incluyendo en sus actividades, la mayoría de las posibilidades a sus hijos.

Una de las prioridades para González como deportista son las normas básicas de seguridad que deben existir dentro de las pistas de carreras, aseverando en una publicación del sitio web: www.parquecerrado.com que: “no es justo para los pilotos que ya no están con nosotros, para sus familias, para los que seguimos practicando este deporte, ni para los futuros pilotos; que permitamos que nuestro deporte tan querido se vea inmerso en una serie de irregularidades que pueden ser corregidas con el simple deseo de querer hacer bien las cosas”.Refiriéndose a la cantidad de accidentes que pueden suscitarse en medio de una carrera, Pedro González siempre ha demostrado ser un hombre con gran interés humano, sin vanagloriarse ante el resto de los competidores que puedan estar a la par de él o inferior en cuanto a títulos y reconocimientos.

“Siempre he sido un hombre humilde y he tratado de sobrellevar el éxito dentro de lo normal, sin creer ser alguien superior al resto, todo lo contrario me gusta lo que hago y este es el deporte que me mueve y que me ha dado todo hasta ahora”, dijo González con su característico tono acelerado y la transpiración digna de un arduo trabajo en la pista.

Fanáticos extremos
Cesar Iriarte, guayanés de 26 años de edad, es uno de los numerosos admiradores que siguen paso a paso la carrera de Pedro González, siempre está informado de todas las competencias en las que estará participando su ídolo, incluso ha asistido a varias válidas de motocross celebradas en la zona y en la ciudad de Caracas.

“Pedro González siempre ha sido uno de los venezolanos que ha representado a nivel internacional a nuestro país, y lo ha sabido dejar en alto ante otros competidores de otras nacionalidades que también son buenos pilotos”, afirmó Iriarte con admiración hacia Pedro González, y agregó que la trayectoria de este deportista guayanés merece ser reconocida todas las veces que sea necesario, porque asegura que González es una inspiración para muchos jóvenes que también deseen incursionar en el mundo de la velocidad extrema sobre motos de todo tipo de terreno.

Pedro González es sin duda alguna es Orgullo guayanés con calidad de exportación desde hace más de dos décadas, en las que se ha ido fortaleciendo como piloto, ha sabido establecer una familia, y a su vez prevalece en él la humildad y la amabilidad que debe caracterizar a todo hombre digno de ser llamado venezolano. Un deporte tan intenso, con situaciones peligrosas que generan cantidades adrenalina y un, acercó a este bolivarense a una sensibilidad que difícilmente se puede ver desde la tribuna cuando ferozmente alcanza velocidades extremas sobre un par de ruedas.